Nueva Regulación Impulsa la Factura Electrónica en Operaciones Comerciales

La digitalización de facturas promete agilidad y control de pagos, reducción de costes y lucha contra la morosidad en España.

Facturas digitales

El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha dado inicio a la implementación de una nueva regulación para extender la factura electrónica en operaciones comerciales entre empresas y profesionales. Con la finalidad de garantizar mayor agilidad y control en los pagos, así como reducir la morosidad comercial, esta medida forma parte de la Ley Crea y Crece, aprobada en septiembre del año pasado, que busca impulsar el crecimiento empresarial y la digitalización de las pymes y autónomos.

Un impulso hacia la digitalización y el control de pagos

La generalización de la facturación electrónica promete ser una herramienta clave para mejorar la eficiencia de las transacciones comerciales entre empresas y profesionales en España. El Real Decreto de desarrollo de la factura electrónica, publicado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, forma parte de una serie de medidas encaminadas a luchar contra la morosidad, una problemática que afecta significativamente la liquidez y rentabilidad de muchas empresas españolas, especialmente las pymes.

Gracias a esta nueva regulación, las compañías se verán obligadas a facturar electrónicamente por la prestación de sus servicios a otras empresas o autónomos, tal como ya ocurre en el ámbito público desde 2015. La Ley 18/2022, de creación y crecimiento de empresas, establece la obligatoriedad de este proceso para fomentar una mayor trazabilidad en el ciclo de facturación, lo que permitirá obtener información exacta sobre los plazos de expedición, entrega, aceptación y pago de cada factura.

Esta medida no solo contribuirá a reducir los costes de transacción, sino que también proporcionará información fiable, sistemática y ágil sobre los plazos efectivos de pago, lo cual es fundamental para combatir la morosidad comercial. Al obtener datos precisos sobre los tiempos de pago, se espera fomentar una cultura de pagos más responsable y oportuna entre las empresas.

Beneficios para la digitalización empresarial

La integración de todas las funciones de facturación, cobros, pagos y contabilidad de forma automática, será una ventaja adicional para las empresas. La implementación de la factura electrónica facilitará la gestión administrativa y financiera de las compañías, especialmente aquellas de menor tamaño que pueden ser más vulnerables a la morosidad debido a un menor poder de negociación. La reducción de la necesidad de financiación será un alivio para las pymes y autónomos, quienes podrán agilizar sus procesos y reducir costes.

Este cambio también favorecerá la digitalización de las empresas, incluyendo a las más pequeñas, lo que resultará en un ahorro de costes significativo y una mayor agilidad en la gestión administrativa. Al reducir el tiempo dedicado a la gestión de cada factura y facilitar la corrección de errores, la facturación electrónica permitirá que las empresas centren sus esfuerzos en actividades más productivas y estratégicas.

Para garantizar una implementación adecuada, el Ejecutivo ha establecido dos plazos distintos desde la aprobación del desarrollo reglamentario. Aquellas empresas con una facturación anual superior a 8 millones de euros tendrán un plazo de 1 año para cumplir con la nueva normativa, mientras que para el resto de las empresas, cuya facturación anual sea inferior a 8 millones de euros, el plazo se extenderá a dos años. Esta gradualidad permitirá que las compañías se adapten de manera más efectiva a los nuevos requisitos.

Facilitando el acceso a la factura electrónica

Con el objetivo de asegurar la efectiva implementación de la factura electrónica entre las pymes y autónomos, la Administración pondrá a disposición de estas empresas una infraestructura básica pública para acceder al sistema. Además, se permitirá la tramitación a través de cualquiera de las plataformas privadas existentes, brindando opciones flexibles para su adopción.

El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha destacado que la factura electrónica no solo traerá beneficios económicos, sino que también contribuirá a una mayor transparencia en las operaciones comerciales, promoviendo una cultura de pagos más responsable y respetuosa con los plazos acordados.

En resumen, la nueva regulación para extender la factura electrónica en operaciones comerciales entre empresas y profesionales es un paso significativo hacia la digitalización y el control de pagos en España. Con la promesa de reducir la morosidad comercial, mejorar la trazabilidad de las operaciones «Business to Business» y facilitar la integración de las funciones de facturación, esta medida fomentará el crecimiento empresarial y el desarrollo sostenible de las pymes y autónomos. Con plazos bien definidos y opciones de acceso flexibles, el camino hacia la adopción de la factura electrónica se presenta como una oportunidad para impulsar la eficiencia y competitividad del tejido empresarial español.

Deja un comentario