Super Bowl LVIII: Desquite o Dinastía

Este domingo, San Francisco 49ers y Kansas City Chiefs se enfrentan por el título de la NFL, en una re-edición del duelo de hace cuatro años.

Super Bowl

El 2 de febrero de 2020, los Kansas City Chiefs derrotaron a los San Francisco 49ers en el Super Bowl LIV. Un momento que, en buena medida, pavimentó el caminó de la NFL en la presente década. Fue el primero de los dos títulos que han ganado los Chiefs con Patrick Mahomes como mariscal y bajo la dirección de Andy Reid, manteniendo una hegemonía dentro de su conferencia, llegando como mínimo al Final Four en seis ocasiones consecutivas.

Mientras que los 49ers han mantenido sus bases establecidas por Kyle Shanahan y después de dos finales de conferencia en las que se quedaron cortos, por fin regresan a disputar el título de liga, precisamente ante la franquicia que los derrotó hace cuatro años en Miami. El duelo de este domingo en Las Vegas tiene elementos bien particulares. Para los Chiefs, es la opción de lograr su tercer trofeo Lombardi en cuatro años y a su vez, un back-to-back (algo que no ocurre en la NFL desde los Patriots 03-04). Y para los 49ers, es la chance de coronar un trabajo que viene madurando en las últimas temporadas y de paso, terminar con casi tres décadas sin campeonatos.

Mahomes y Purdy: el contraste de los mariscales

Si bien Patrick Mahomes y Brock Purdy son protagonistas en sus equipos, resulta ser bien contrastante verlos frente a frente. Mientras Mahomes es estrella desde su llegada a su liga, con múltiples galardones individuales además de sus dos campeonatos, Purdy es todavía llamado Mr. Irrelevant, luego de ser elegido en el 262° lugar del Draft de 2022 y en rigor, esta temporada es la primera que juega completa, ya que en la anterior entró a jugar de emergencia estando ya cerca de los playoffs.

El momento en que llegan ambos pasadores a este partido es interesante. Mahomes ha adaptado, en cierta forma, su juego de acuerdo a las necesidades de su equipo. Su desempeño quizás no ha sido muy espectacular, pero ha jugado de manera eficiente, haciendo jugadas importantes y siempre recurriendo a sus mejores armas, cuando hay que definir partidos. En los tres partidos de esta postemporada, completó 68% de sus pases y su balance de touchdowns/intercepciones es cuatro y cero, respectivamente.

Purdy ha respondido bajo presión y sobre todo, ha sido capaz de hacer jugadas por sí mismo cuando ameritaba la ocasión. Eso dice mucho de él como QB titular y como jugador de confianza, además de romper con el relato que asociaba a Brock como game-manager o un jugador-de-sistema (en tono despectivo). En los dos partidos de estos playoffs, completó pases difíciles y convirtió terceros downs cruciales, además de hacer scrambles muy valiosos, debiendo remontar marcadores en el cuarto período.

Los corredores pueden marcar la diferencia

Viendo las características y los diferentes duelos estratégicos, se puede deducir que los running backs podrían tener un rol importante en este Super Bowl. El equipo de San Francisco cuenta con un workhorse como Christian McCaffrey. Alguien que perfectamente puede tener 30 toques, llevando el balón por tierra y siendo opción como receptor. Su corpulencia y su cualidad elusiva le dan atributos que lo hacen casi indefendible, además de ser muy bien aprovechado por sus entrenadores. Será interesante ver si juega exclusivamente desde el backfield o si lo ponen en movimiento para buscar un desbalance contra la defensiva de Kansas City.

Isiah Pacheco no tiene mucha apariencia de ser un corredor dominante. Pero ha demostrado ser un todo-terreno, adquiriendo una función importante dentro de su conjunto, que por necesidad ha tenido que crear muchas jugadas a partir del backfield. En esa faceta, este jugador de ascendencia boricua, ha ganado trascendencia. Al ser de contextura liviana, es aprovechado para sacar jugadas por aire y por tierra. Además, las formaciones con múltiples tight ends le benefician. Ya que los bloqueos le dejan espacio para atacar con su velocidad. Esa debiera ser la apuesta para este domingo, contra una defensa que buscará limitar su impacto.

Super Bowl
Travis Kelce estableció un récord en playoffs con 156 recepciones, George Kittle fue nombrado por segunda vez como parte de la selección All-Pro, como mejor tight end.

Kelce y Kittle: similares y dominantes

Esta edición del Super Bowl nos presenta a los dos mejores tight ends de la liga. Mientras Travis Kelce bate récords de postemporada en cuanto a jugadores de su posición, George Kittle se consolida cada vez más como uno de los jugadores más sólidos de los últimos años. Ambos sobresalen atrapando balones, pero son igualmente buenos como bloqueadores. Y por supuesto, ambos pueden tener roles fundamentales en este partido.

No deja de ser impresionante ver como Kelce sigue desmarcándose y encontrando espacios, aún si los rivales saben que el objetivo principal de Mahomes en jugadas clutch es el # 87 de los Chiefs. Influyen mucho las formaciones y ciertos cruces que se dan en algunas jugadas, liberando a Travis o al menos, dejando duelos en los que puede sacar ventaja. En cuanto a Kittle la situación es similar. Aunque el jugador de los 49ers tiene mucha velocidad para ser un ala cerrada, atributo que siempre le da ventaja cuando queda libre después de atrapar el balón.

En cuanto a recepciones, ha sido mucho más exuberante la producción de Travis en la postemporada. Atrapó 23 pases de 27 que fueron en su dirección, con tres touchdowns. De esas 23 recepciones, 14 significaron primeros downs. Y por cada recepción, promedia 11.4 yardas. Por su parte, George solo lleva 6 balones atrapados en playoffs sobre 10 targets con un touchdown. Aunque 3 de esas 6 recepciones fueron para mover las cadenas. Aparte, su promedio de yardas por recepción es de 18.0.

Un duelo a seguir: Deebo vs Sneed

Es muy probable que veamos varios mano a mano entre Deebo Samuel y L’Jarius Sneed. El receptor de los 49ers suele lograr muchas yardas después de atrapar el balón, además de romper muchos tackles (forzó 8 tackles fallidos a los Lions hace dos semanas). Mientras que el esquinero de los Chiefs ha tenido una temporada consagratoria, siendo capaz de neutralizar a buenos receptores además de lograr jugadas importantes, como aquel fumble provocado a Zay Flowers hace un par de semanas, impidiendo un touchdown.

En caso de Sneed puede ser esta una situación nueva. Sobre todo, si queda mano a mano con Deebo, en qué condiciones puede darse ese duelo. El jugador de los Niners suele recibir pases cortos y con algunos bloqueos mediante, donde queda con espacio para atacar en caso de quedar uno a uno contra algún rival. Mucha atención si logran darse estas maniobras. Más aún si el partido está empatado o con escaso margen llegando al cuarto período. Un tackle oportuno o un quiebre matador podría impulsar una definición.

Deja un comentario