Apuntes de NFL: lo bueno, lo sublime y lo reprochable

Quedaron definidos los cuatro finalistas en la NFL. Por primera vez, Patrick Mahomes y Lamar Jackson se enfrentarán en playoffs.

NFL

Después de la segunda ronda de los playoffs en la NFL, una serie de apuntes y consideraciones sobre de los cuatro partidos del último fin de semana. Rápidamente: los Chiefs resisten y ganan de visita, los Ravens muestran porqué son contendientes, los 49ers pasaron susto antes de pasar de ronda y los Lions son la cenicienta de este cuento.

Ravens juegan como mejores sembrados y los 49ers sembraron dudas

Juegan muy bien los Ravens y algo que los distingue es su capacidad de ajustar sobre la marcha. Cuando parecían complicarse el sábado ante los Texans, la ofensiva simplificó (si cabe el término) parte de su juego, con muchos acarreos y pases rápidos. Después del empate 10-10 en el intermedio, el equipo de Baltimore anotó en cuatro posesiones consecutivas para terminar arrasando con Houston. En sus cuatro posesiones de la segunda mitad, consumieron 20 minutos y terminaron con 229 yardas por tierra, de las cuales 100 fueron corridas por Lamar Jackson. Como ha sido en todo el año, los Ravens encuentran diferentes maneras de ganar.

Christian McCaffrey salvó a los 49ers de un bochorno. Sus dos touchdowns anotados en la segunda mitad terminaron marcando diferencia en contra de los Packers, que estuvieron muy cerca de dar la sorpresa. Ante la baja por lesión de Deebo Samuel, el #23 de San Francisco pasó a tener mayor relevancia en la ofensiva, con 128 yardas en 24 toques de balón, además de las mencionadas anotaciones. Con esto, se pudo salvar también a Brock Purdy, quien al margen de algunos buenos pases en el final del juego, tuvo un desempeño discreto, jugando muy confundido en el pocket y hasta con falta de puntería.

Los Packers jugaron bien, pero solo por casi tres cuartos y por ahí puede comenzar a explicarse su derrota, más allá del field goal errado de Anders Carlson. Después de quedar 21-14, promediando el tercer cuarto, la ofensiva de Green Bay tuvo dos posesiones de three-and-out en las que apenas sumaron 18 yardas y después de la escapada de 53 yardas de Aaron Jones, apenas pudieron avanzar una yarda en tres intentos desde la yarda 23 de terreno rival. El conjunto dirigido por Matt LaFleur pudo pero no supo ganar el partido.

NFL
Jahmyr Gibbs anotó en una escapada de 31 yardas, una de las jugadas clave en el triunfo de los Detroit Lions sobre los Tampa Bay Buccaneers.

La ilusión crece en Detroit y la decepción invade en Buffalo

Hasta el momento, las historias más emotivas han surgido desde el estadio de los Detroit Lions. El ruido, el ambiente, el momento histórico. Después de tres décadas sin ganar en postemporada, los Lions superaron dos etapas y llegan al Final Four, haciendo lo suficiente para superar a sus rivales. Fiel a su manera, siguen mezclando jugadas y tomando riesgos en situaciones críticas. Espectacular el touchdown en 4th & Goal convertido por Craig Reynolds, cuando el juego estaba empatado. Otra de las tantas decisiones atrevidas que ha tomado Dan Campbell. Por aire, Jared Goff ejecuta muy bien dentro del pocket y en defensiva, conceden muchas yardas pero están logrando jugadas importantes, algo que suele ser muy valioso en playoffs.

Dos cosas sobre los Buccaneers: Mike Evans es uno de los mejores receptores de la liga en el presente siglo. Lleva una década de trayectoria, mantiene su talento y calidad. Rapidez y destreza puesta al servicio del equipo y siempre aparece cuando es requerido. El otro jugador para destacar es Baker Mayfield, quien demostró durante todo el año que tiene condiciones para ser titular y sobre todo, un jugador de confianza. Bien por él, que había sido cambiado desde Cleveland y se cuestionaban sus capacidades hasta hace unos meses. Se ganó su lugar en Tampa Bay.

Es posible que los Chiefs de esta temporada no sean un equipo espectacular, pero sí juegan un football muy eficiente. El domingo, tuvieron el balón por apenas 22:57, pero supieron avanzar y anotar, para así volver a eliminar a los Bills. Ante la falta de receptores confiables, emplean mucho el backfield, ya sea para correr o hasta como punto de partida para rutas de pase. Isiah Pacheco es importante para la ofensiva de Kansas City, anotó en el último cuarto y en total, tuvo 97 yardas en 15 acarreos. La eficiencia también se refleja en sus dos mejores jugadores. Patrick Mahomes: 17/23 pases, 215 yardas y 2 touchdowns. Travis Kelce: 5 balones atrapados, 2 fueron touchdowns. Jugar para ganar.

En mi opinión, la peor jugada de los Bills no fue el field goal errado de Tyler Bass al final del partido (¡Otra vez Wide Right!). Estuvo mucho antes, en ese mismo cuarto período, cuando quisieron hacer un fake punt desde su propia yarda 30. Se quedaron cortos por tres yardas y lo peor fue la jugada escogida, una corrida de muy lento desarrollo, en la que Damar Hamlin apenas pudo llevar el balón. Demasiado predecible, el cuadro especial de Kansas City contuvo sin problemas. Ahí es cuando comienzan a perderse los partidos.

Deja un comentario