Tendencia a comprar móviles para localizar a niños: ¿Control o consentimiento?

Estudio revela que el 63% de los padres adquiere smartphones para localizar a sus hijos, planteando debates sobre consentimiento y ciberseguridad en menores.

Móviles

En un mundo cada vez más digitalizado, la adquisición de smartphones para niños se ha vuelto una práctica común. Según una investigación realizada por S2 Grupo, el 63% de las familias opta por comprar el primer dispositivo móvil de sus hijos con el fin de tenerlos localizados. Sin embargo, este acto plantea interrogantes sobre la privacidad y los derechos de los menores.

La temporada de verano y las vacaciones se han identificado como momentos en los que los niños utilizan más tecnología y pasan más tiempo en línea. S2 Grupo, empresa especializada en ciberseguridad, llevó a cabo una encuesta a través de LinkedIn para evaluar los hábitos de seguridad cibernética en las familias.

El estudio revela que la localización de los hijos es el motivo principal detrás de la compra de smartphones, citado por el 63% de las familias. Sin embargo, el 29% se basa en la presión social, ya que los amigos de los niños ya poseen dispositivos móviles. Un escaso 8% admite haber comprado el teléfono como recompensa.

Vigilancia y consentimiento: derechos de los menores

La cuestión de «vigilar» la ubicación de los menores plantea un dilema ético. S2 Grupo subraya que tal seguimiento solo es legítimo con el consentimiento de los niños, dado que existen derechos fundamentales de los menores que deben ser respetados. Esta vigilancia debería surgir de un acuerdo entre padres e hijos, respetando la autonomía y privacidad de estos últimos.

En cuanto a la gestión del tiempo que los menores pasan en línea, un 76% de los encuestados afirmó que regulan el uso de dispositivos tecnológicos por parte de sus hijos. En contraste, el 24% permite que los propios jóvenes tomen la decisión.

Consejos para una ciberseguridad infantil

Los expertos de S2 Grupo destacan la vulnerabilidad de los niños y adolescentes en el ámbito de las redes sociales y brindan pautas para fomentar un uso seguro de la tecnología:

  1. Conciencia sobre acoso: Los menores deben entender los tipos de acoso en línea, como el ciberacoso, el grooming, el ciberbullying y otros. José Rosell, socio-director de S2 Grupo, enfatiza que conocer el riesgo es esencial para prevenirlo.
  2. Comunicación abierta: Fomentar la conversación abierta con los hijos sobre su actividad en línea y brindar un espacio para compartir inquietudes.
  3. Herramientas de control parental: Informarse sobre las opciones de control parental para establecer límites de tiempo, supervisar actividad y restringir contenido inapropiado.
  4. Normas y monitoreo: Al igual que se imponen reglas en otros aspectos de la vida de los niños, en el mundo digital también es esencial establecer límites y supervisar su actividad. No obstante, es crucial respetar la privacidad y obtener el consentimiento antes de revisar sus dispositivos.
  5. Educación sobre seguridad: Enseñar a los niños a no compartir información personal, mantener perfiles privados y no reunirse con desconocidos en línea.

Finalmente, se recomienda establecer límites de tiempo en línea y promover actividades fuera de la pantalla para lograr un equilibrio saludable. La adopción de tecnología por parte de los niños presenta desafíos y oportunidades, y la clave reside en un enfoque equilibrado que respete sus derechos y fomente la seguridad cibernética.

Deja un comentario