NBA Finals: Celtics ganan con oficio y persistencia

El Juego 2 de las NBA Finals fue ganado por los Boston Celtics, en un duelo tenso y particularmente físico.

NBA

Tal como se anticipaba, el segundo juego de las NBA Finals tuvo un tenor muy diferente al partido inaugural. Dallas Mavericks debían ajustar sustancialmente. En parte, lo demostraron desde el comienzo, proponiendo un juego mucho más físico y cambiando las marcas, lo cual complicó las cosas para los Boston Celtics. Los visitantes tomaron ventaja temprano, pero nunca pudieron escaparse. Por su parte, el equipo verde (que jugó de negro en esta ocasión), pese a no encontrar sus tiros habituales, nunca abandonaron sus formas y poco a poco fueron metiéndose, hasta pasar arriba en el marcador.

Parecía que Luka Doncic iba a comandar a su equipo rumbo al triunfo, pero los jugadores de Boston supieron hacer las jugadas cuando había que hacerlas. No cayeron muchos triples, pero fueron oportunos (aquel que metió Payton Pritchard valió quizás medio partido). Movían siempre al balón, pese a la presión del equipo de Dallas y en defensa, siempre se mantuvieron firmes, haciendo las jugadas que terminaron significando el segundo triunfo céltico en esta serie por el título. En dichas faenas, fueron cruciales tanto Jrue Holiday como Derrick White. Los Celtics se ponen 2-0, en un segundo juego que tenía cara de derrota. Supieron resolver, con madurez, con astucia, con inteligencia. Y sobre todo, como equipo.

NBA
Jrue Holiday fue el jugador más destacado del segundo partido de las NBA Finals, con 26 puntos, comandando al triunfo de los Boston Celtics sobre los Dallas Mavericks.

NBA Finals: las claves del Juego 2

Holiday y White, muy valiosos: el # 4 terminó como el máximo anotador de Boston en este partido (26 puntos, 11/14 al aro + 11 rebotes). En lo que va de serie, Jrue Holiday ha ratificado plenamente su llegada al equipo y ha relucido todo su valor y experiencia como jugador, asumiendo la conducción en ocasiones y sobre todo, ordenando al equipo cuando el desafío se vuelve más complejo. Muy buenas posesiones defensivas, en especial contra Kyrie Irving y sus canastas fueron más que oportunas. Por su parte, Derrick White robó tres balones, uno de ellos de manera espectacular que terminó en triple de Holiday. Y en el minuto final, cuando acechaban los Mavs, realizó un tapón (¿posible foul?) sobre P.J. Washington cuando iba directo al aro. El # 9 apareció en el clutch, otra vez.

El ¿curioso? caso de Jayson Tatum: está siendo una serie bien particular para el # 0 de los Celtics. Lleva una baja efectividad de lanzamientos (31.6% en dos partidos), pero en el resto del juego está haciendo prácticamente todo bien. Otra vez, hizo una doble decena: 18 puntos, 12 asistencias y 9 rebotes. Mucho énfasis en la docena de asistencias. Tatum está convirtiéndose en una especie de playmaker, cuando tiene doble o triple marca, descarga y se la pasa al compañero más cercano o mejor posicionado para tirar al aro. Pese a no sobresalir en las anotaciones, Tatum está haciendo jugadas importantes para el equipo. Una faceta inteligente y que está resultando de gran manera para Boston. Lo mejor del caso, es que Jayson parece estar cómodo jugando de conductor, pese a no anotar demasiado. Mientras su equipo siga ganando, cualquier critica no tiene mucho fundamento.

Jugadas cruciales: además del tapón de White en el último minuto, que prácticamente aseguró el resultado, hubo algunas canastas que fueron vitales para los Celtics. Tanto Jayson Tatum como Jaylen Brown encestaron apenas un triple cada uno, pero ambos tiros fueron durante la segunda mitad, cuando intentaban mantenerse al frente en el score. Payton Pritchard también anotó un solo triple, su única canasta en lo que va de finales, pero en qué momento: en la última jugada del tercer cuarto, poniendo una diferencia de nueve rumbo al período final. Precisamente, la clase de disparos que marcan partidos y en algunos casos, terminando marcando el curso de series completas. Y algo crucial, los tiros libres. De 20 que lanzaron en todo el juego, apenas fallaron uno.

Luka, para bien y para mal: es obvio que las posibilidades de los Mavericks pasan principalmente por Doncic, quien tuvo un desempeño similar al primer juego. Acá, consiguió una triple decena con 32 puntos, 11 rebotes y 11 asistencias. Pudo involucrar más a sus compañeros, pero igualmente su productividad fue cayendo en la segunda mitad. En parte también, por las tácticas defensivas de Boston, cuya marcación fue mucho más intensa a partir del tercer cuarto. No por nada, ocho de los quince balones perdidos del conjunto de Dallas fueron responsabilidad del esloveno.

Números explicativos (y otros que no tanto): los Celtics ganaron este partido pese a encestar solo 10/39 triples y a encestar solo un 45.2% de sus intentos. Eso sí, 29 de sus 38 canastas llegaron mediante asistencias. Además, ganaron pese a perder la lucha en los tableros (rebotes favorecieron a los Mavs, 43-41). Eso sí, en un juego cerrado, los tiros libres terminaron marcando la diferencia. Así como Boston encestó 19 de sus 20 lanzamientos, Dallas convirtió 16 de 24. Dicho de otra forma, estos últimos erraron ocho lanzamientos. Y el marcador final fue 105-98. Siete puntos de diferencia. Los tiros libres suelen ser fundamentales.

NBA

Deja un comentario