NBA Playoffs: Celtics y Mavericks, el buen momento de los finalistas

Quedaron definidas las NBA Finals. Desde el próximo jueves, Boston Celtics y Dallas Mavericks se enfrentarán por el título.

NBA

Las finales de conferencia resultaron ser de corta duración, aunque dejaron duelos muy intensos. Boston Celtics terminó barriendo con Indiana Pacers, definiendo en el clutch los dos partidos que ganaron como visitantes. Dallas Mavericks perdió una chance de barrer con Minnesota Timberwolves, pero el triunfo del quinto partido fue contundente, aunque algo fuera de contexto considerando como había sido la serie, con cuatro duelos definidos en el último minuto.

A partir del 6 de junio, los Celtics y los Mavericks se enfrentarán por el trofeo Larry O’Brien. No deja de ser llamativo en primer lugar, que llegan el mejor equipo de todo el año, como fue Boston, y uno que entró a los playoffs en quinto lugar, como fue Dallas. Típicos ejemplos de una campaña sostenida a través de todo un año y otra campaña que fue creciendo con el transcurrir del torneo.

Y luego, por supuesto, las historias que se desprenden a partir de los protagonistas. El dúo Tatum & Brown tiene una chance única de consagrarse con el equipo de Boston. Lo mismo Al Horford, quien entrará a las finales con 38 años cumplidos. Por parte de Dallas, será la primera definición que jugarán con Luka Doncic, dentro de un equipo que sigue creciendo con varios jugadores jóvenes, excepto Kyrie Irving, quien se encontrará con su ex equipo.

NBA
Derrick White encestó un triple que puso arriba a los Boston Celtics en el último minuto del juego 4 ante los Indiana Pacers. Aquel disparo terminó valiendo por la victoria.

Boston Celtics resuelven bajo presión

Si bien superaron otra serie de corta duración, también es cierto que los Celtics tuvieron que remontar desventajas en los dos partidos de visita ante los Pacers. Algo meritorio, particularmente en el tercer juego, cuando la diferencia llegó a ser de hasta 20 puntos en el tercer cuarto. En otro momento, quizás Boston hubiese entregado el juego y habría proyectado el siguiente. Pero como declaró posteriormente Jayson Tatum, nunca dejaron de jugar al básquetbol que suelen jugar. Y sobre todo, supieron ajustar sobre la marcha.

En aquel tercer juego, la diferencia era de 99-107 a tres minutos del final. Boston cerró el partido con un 15-4. Triples cruciales de Jayson Tatum y Al Horford acercaron la remontada, la cual se concretó en el minuto final, donde Jrue Holiday fue crucial. Primero, hizo la jugada que puso a los C’s arriba en el marcador, mediante un doble y falta. Y después, quedando menos de diez segundos, hizo la jugada decisiva, cuando le robó el balón a Andrew Nembhard, quien buscaba anotar el tiro ganador. Holiday supo mantener su posición y leer al rival, hasta que metió la mano al balón sin cometer infracción. Una jugada de instintos, inteligencia y sobre todo, de pura experiencia. Luego, Jrue metió los dos libres que terminaron sellando el triunfo.

En el cuarto duelo, el score era 95-100 faltando cuatro minutos para el final. El triunfo comenzó a darse a partir de una mayor intensidad en defensa, forzando pérdidas y apretando cerca del aro. Así fue como Brown logró bloquear un tiro de Nembhard, generando la secuencia que acabó en el triple de Derrick White que terminó marcando la diferencia a favor de los Celtics. La defensiva fue importante, debido a que no estaban cayendo los tiros para Boston. Y antes de aquella canasta, hubo tres intentos que no pudieron convertir. Se pudieron mantener, debido a que lograron arrebatar el balón a los Pacers en dos posesiones consecutivas. De hecho, aquel tiro de White rompió una racha de dos minutos sin encestar, luego que Brown consiguiera el doble del empate.

Y a propósito de Jaylen Brown, fue precisamente el # 7 quien terminó siendo premiado como mejor jugador de la serie, en una votación muy pareja de cinco votos contra cuatro a favor de Jayson Tatum. Por el nivel de ambos, el premio hubiese sido justo para cualquiera. En cierta forma, es un reconocimiento a la evolución de Brown a nivel conceptual, tomando mejores decisiones y siendo reconocido por sus compañeros, como alguien que impone liderazgo con el ejemplo. 29.8 puntos y un 51.7% de acierto a la canasta promedió en los cuatro partidos contra los Pacers. En cuestión de un año, Jaylen pasó de ser cuestionado por su entorno a ser una de las máximas figuras de toda la NBA.

NBA
Luka Doncic convirtió 36 puntos en el quinto juego de la serie entre los Dallas Mavericks y los Minnesota Timberwolves.

Dallas Mavericks, de menos a más

El transcurso de casi toda la serie refleja, en cierta medida, cómo ha sido el camino de los Dallas Mavericks en la temporada. Empezando con problemas, buscando soluciones en el camino y encontrando su mejor forma en el momento más relevante. Contra los Minnesota Timberwolves lograron colocarse 3-0, en tres partidos que supieron definir en el final. Sin dudas, el triple de Luka Doncic sobre Rudy Gobert en el cierre del segundo partido, terminó marcando para el resto de la eliminatoria.

Eso sí, el quinto partido fue muy diferente. Si bien comenzó parejo, llegando al segundo cuarto los Mavericks comenzaron a imponerse a partir de la defensiva y con una rotación fluida del balón, lograron una eficiencia tal que llegaron al intermedio en ventaja por 69-40. En la segunda parte, tan solo tuvieron que administrar la ventaja de un partido que ya tenían controlado. 124 puntos y un acierto de 54.8% terminó enviando al equipo de Dallas rumbo a las terceras finales en su historia, las primeras en la era de Doncic.

El esloveno fue premiado como mejor jugador de la serie, jugando en su nivel habitual y con sus costumbres habituales, entre las se consideran su manera de desafiar a algunos rivales y hasta gritando canastas al público, como bien se pudo notar en el último juego ante los Timberwolves. Sus promedios en esta etapa fueron 32.4 puntos, 9.6 rebotes y 8.2 asistencias. El éxito del equipo de Dallas pasa principalmente por él y como absorbe tanto en ofensiva, sus compañeros intentan protegerlo en defensiva, sobre todo para no sobre exigirse. Contra el juego abierto de Boston, aquella misión podría ser más compleja.

La función complementaria (por momentos) de Kyrie Irving es una de las claves del ascenso de los Mavericks, quienes elevaron sustancialmente su desempeño a partir de marzo. El propio Irving reconoce que supo encontrar su rol en el equipo sin tener que entrar en conflicto con Luka, llegando incluso a compartir la conducción de las jugadas, dependiendo de las situaciones. Para Kyrie serán sus cuartas finales, primeras como jugador de Dallas. Y marcará un nuevo retorno a Boston, con quien tiene una incómoda historia, significando claramente un duelo aparte en la definición por el campeonato.

Deja un comentario