Múnich, Alemania: una refrescante tradición y modernidad

Más de un millón y medio de personas viven en la capital de Baviera, considerada como la ciudad germana con mejor calidad de vida. Su perfecta combinación de arquitectura histórica con modernas edificaciones se complementa con barrios tradicionales y un culto a su bebida por excelencia, la cerveza.

Múnich

  • Fecha del viaje: 1 y 2 de septiembre de 2013.

Durante la última década Europa ha experimentado una serie de situaciones que la han hecho repensarse a sí misma. Entre ellas, una dura crisis financiera que hizo temer que más de algún país debiese salir de esa zona de confort llamada “Unión Europea”, tal como ya lo hizo el Reino Unido en 2020. Problemas económicos, junto a escándalos políticos y a crisis del mercado inmobiliario han impactado fuertemente a grandes ciudades.

De ahí que la gran pregunta es si las áreas urbanas conservan su estilo arquitectónico histórico sacando réditos a pasados gloriosos o renovando sus construcciones, con todos los impactos que una mega obra urbana implica. Mientras la primera opción para algunas es casi obligada por la falta de recursos, para otros la segunda es la única forma de competir con otros destinos turísticos a lo ancho del Viejo Continente.

Múnich, ciudad que solo puede considerarse alemana desde finales del siglo XIX, mezcla ambas cosas a la perfección. En el casco urbano de la capital de Baviera, es posible distinguir tanto la historia como las futuras construcciones, cada una de estas últimas ya están incluidas en el calendario del plano regulador de la ciudad para los próximos diez años. Orden y planificación propios de la cultura germana.

En sus calles conviven a diario más de 1,5 millones de personas, una zona que también está acompañada por el río Isar y los Alpes (donde se le denominan Bávaros) con alturas superiores a los 2 mil metros. Considerada como la ciudad con mejor calidad de vida de Alemania, Múnich tiene ese ambiente que tradicionalmente evocan los alemanes en el ideario colectivo.

Por ello, no se sorprenda si se encuentra con algún personaje vestido de camisa blanca, pantalón de cuero con tirantes (llamado Lederhosen), y sombrero acompañado con una pluma, tocando el acordeón en pleno centro de la Marienplatz (Plaza de María), el punto neurálgico de la ciudad. Si aún no se hace la imagen, recuerde lo que dijo el comediante Juan Pablo López en su rutina en el Festival de Viña 2017, tipos “vestidos como carniceros de cierta marca de supermercados”.

Marienplatz
La Marienplatz es la plaza central de Múnich desde la fundación de la ciudad en 1158.

Múnich no solo es la matriz de grandes multinacionales, como la fábrica de la BMW (un destino turístico imperdible); o de la pasión futbolera del Bayern Múnich, el club más exitoso de Alemania donde militó Arturo Vidal (2015-2018) y que juega en el Allianz Arena, uno de los recintos deportivos más hermosos del mundo; Múnich también es una ciudad de barrios (cuenta con 25) y de gran respeto a sus tradiciones.

El mejor ejemplo al respecto es el Neuhausen-Nymphenburg, nombre que proviene por el Palacio de Nymphenburg (ver recuadro abajo) y que destaca por la Auffahrtsallee, hermosa avenida en dos sentidos (Nördliche y Südliche) separados por un arroyo. La ubicación céntrica del barrio no ha impedido que reconocidas personalidades de la ciudad vivan allí con total tranquilidad, una de ellas es el exfutbolista Philipp Lahm, figura del Bayern y capitán de la selección alemana campeona en Brasil 2014.

Si de comida se trata, los pretzels y las salchichas (de color blanco) con chucrut están a la orden del día. Y si hablamos de bebida, mencionar la cerveza es obligatorio, pues se trata de su producto más importante. Hay muchísimas fábricas en la ciudad (incluyendo a Paulaner), lo que explica el origen del Oktoberfest, debido a que los muniqueses la consideran como parte de su alimentación.

Oktoberfest - Múnich
Tradicionalmente entre fines de septiembre y la primera quincena de octubre de cada año se celebra en Múnich la fiesta de la cerveza conocida como Oktoberfest.

A tal punto llega esto que todo estudiante universitario becado de la ciudad tiene derecho a un litro de cerveza al día. ¡No, no es ninguna broma! Un litro de una “nutritiva” cerveza… Así que si tiene ganas de continuar con sus estudios en el extranjero vaya aprendiendo alemán. Auf wiedersehen!

Anecdotarios de Viajes / Múnich, Alemania
Artículo publicado en El Rancagüino sobre Múnich el 26 de febrero de 2017.
MÚNICH, ALEMANIA

#OjoAlDato

¿Dónde comer?

Hofbräuhaus (Platzl 9). Ir a Múnich y no pasar por una cervecería es un pecado. Ojo con los tamaños que el vaso “normal” es de un litro, también podrá encontrar salchichas, mostaza dulce y otros platos característicos. Un lugar con muchísima historia.

Hofbräuhaus
Hofbräuhaus. Foto: Simply Munich.
Palacio de Nymphenburg
El Palacio de Nymphenburg, antigua casa de los monarcas del Reino de Baviera, cuenta con más de 800.000 metros cuadrados.

¿Qué visitar?

Palacio de Nymphenburg (Schloß Nymphenburg 1). Antigua residencia de los reyes de Baviera, hoy es la casa del duque Francisco. Cuenta con más de 800.000 metros cuadrados, un amplio parque, distintos pabellones y es donde confluyen las aguas de la Auffahrtsallee.